webcamsexplosivas.com
Banners para vendedoras
  1. Esta página utiliza cookies. Continuar navegando en esta web implica su aprobación para el uso de cookies. Leer más.
Te damos la bienvenida a Mis Fetiches. No dudes en registrarte para poder postear, usar el chat, y acceder a todas las posibilidades que te ofrecemos.
Descartar aviso

Ya conoces nuestra tienda? Artículos exclusivos para los miembros de Mis Fetiches! Y, lo que es más importante, baratitos, baratitos!

Os dejamos el enlace para que veáis las cositas que hay disponibles.

Esperamos que os guste!

Descartar aviso

Estas son las novedades y mejoras tras la última actualización.

Os dejamos el enlace

Visita al urólogo

Tema en 'Relatos eróticos y experiencias' iniciado por Madaleno, 10 Ago 2018.

  1. Madaleno

    Madaleno Fetichista

    Registrado:
    1 Oct 2017
    Mensajes:
    14
    Género:
    Masculino
    Este es mi primer relato totalmente inventado. Cualquier parecido con la realidad, es coincidencia. En él quiero añadir diversas fantasías y fetiches, como son los míos propios (guantes de látex y uñas de mujer pintadas), para que una gran variedad de fetichistas puedan recrearse. Espero que os guste y que os de tanto morbo como a mi escribirlo.

    Me encontraba yo en la sala de espera de la consulta para hacerme un chequeo rutinario en mis genitales y en el sistema reproductor en general por unas pequeñas molestias que había sentido últimamente.
    estaba bastante nervioso, no me gustan nada los médicos y de por si me ponía bastante nervioso el hecho de pensar en el típico urólogo señor mayor algo gordo y con muy poco tacto y paciencia a la hora de hacer su trabajo. Además que se trataba de mi zona genital la que iban a examinar, y eso me daba algo de corte.
    Sonó de repente mi nombre con una voz femenina muy fina y dulce desde la puerta de la consulta. Me extrañé bastante además de los nervios que llevaba encima, incluso pensé que pudiera tratarse de una enfermera la que estaba llamándome.
    Entré asustado en la consulta, y... para mi sorpresa solo había una mujer en la consulta.
    Me quedé atónito ante dicha mujer. Era espectacular. Me la quedé mirando de arriba a abajo embobado durante unos pocos segundos.
    Cabello pelirrojo natural liso y corto hasta los hombros. unos increíbles ojazos muy bien maquillados y unos labios carnosos pintados de un rojo carmín. Vestía una bata de médico abierta en la que debajo llevaba un vestido negro muy ajustado con minifalda y bastante escote, lo que hacía que se le marcaran muy bien sus pechos (debía tener una 100 de pecho) y su culo. Tenía unas preciosas manos muy estilizadas con unos dedos largos en las que lucían unas uñas largas y esmaltadas de un color negro brillante. Llevaba también puestas unas medias de nailon negras junto a unos zapatos de tacón con la punta abierta que dejaban ver todos los dedos de unos pies finos con una pedicura impoluta y con las uñas de color negro como las de sus manos. Era de ver como resaltaba su pelirrojo y sus labios carmín con el resto del cuerpo con prendas negras.
    - Muy buenas soy la doctora, según leo aquí venía para examinar la zona genital, a causa de una molestia?
    Me dijo derrepente.
    -S... s... SÍ! ESO ES!
    Respondí yo de forma muy nerviosa.
    Al verla, ya me ruboricé un poco, pero al ver que era la doctora que me iba a examinar, me excité un poco.
    -No se hable más entonces, desnúdate de cintura para abajo y ponte en ese sillón.
    Me dijo con una sonrisa picara y señalando a el típico sillón de examen ginecólogo.
    Acto seguido seguí sus instrucciones. Ella no paraba de mirarme con ojos de deseo mientras me quitaba la ropa, cosa que me ponía entre nervioso y excitado. Me senté en el sillón y mientras ella se servía unos guantes de látex, me dijo:
    -No, no... ábrete de piernas, y colócalas en los soportes del sillón y ponte cómodo.
    Muy bien, me pongo los guantes y empezamos el examen.

    Se puso los guantes de manera bastante excitante, es decir, no se los colocó y ya está, si no que se los puso con sumo cuidado y llamando mi atención con algunos gestos para que yo me excitara, y una vez puestos se los ajustaba bien.
    Con cada chasquido del látex, me ponía más cachondo y además le quedaban demasiado bien puestos, le quedaban muy ajustados (creo que eran de talla muy pequeña incluso para ella) y se le transparentaba el color negro de sus uñas a través del látex.
    -Perfecto! Lo primero tengo que ver y evaluar como se erecta tu pene.
    Me empezó a masajear un poco el pene, todavía flácido y los testículos. Dada aquella situación me la puso dura en menos que canta un gallo. Yo me sentía tan extraño y a la vez tan cachondo que no me salía ninguna palabra.
    -Excelente erección! 10 de 10! pero... te noto algo tenso... Relájate y disfruta de la siguiente prueba! jeje!
    Me dijo medio riendo. entonces cogió un bote con lubricante y se lubricó los guantes y mi pene. Acto seguido me empezó a masajear de nuevo el pene y los testículos lubricando bien toda mi zona genital, entonces fue cuando me agarró firmemente el pene con una mano y con la otra mis testículos y me empezó a masturbar. Yo me encontraba en la gloria, me encantaba el tacto y la sensación que ofrecía el látex lubricado.
    De repente me dijo:
    -Esta prueba igual es más larga ya que voy a examinar la calidad de tu eyaculación y para ello voy a masturbarte hasta exprimirte toda tu leche! Así que como te he dicho relájate y disfruta!
    siguió masturbándome durante unos minutos moviendo la mano a diferentes velocidades y cambiando de mano. yo seguía callado aunque soltando algún gemido tenue y cada vez estaba más cachondo. había veces que me iba a correr pero ella sabía parar la eyaculación a tiempo para seguir disfrutando. en un momento dado vi como acercaba su boca a mi pene y empezó a lamerme la punta con mucha suavidad, hasta que se decidió a comerme la polla. En ocasiones se limitaba a masturbarme solo, a veces la chupaba un poco y a veces se metía todo mi miembro hasta la garganta.
    Yo me encontraba en un punto en el que iba a explotar y empezar a soltar leche por todos lados hasta que de repente paró en seco y dijo:
    -Mira, sabes qué? voy a matar dos pájaros de un tiro y vamos a hacer la tercera y última prueba a la vez que esta, jeje!
    se volvió a lubricar bien los guantes y esta vez me empezó a masajear mi ano con sus dedos. yo intenté relajar mi ano todo lo que pude hasta que con una sonrisa noté como ella deslizó su dedo índice dentro de mi culo sin vacilar demasiado, y noté como lo movía por dentro masajeando y dilatándome un poco.
    -WAAAO! tu recto es perfecto! de los mejores que he penetrado en un examen! ahora que te lo he dilatado un poco te meteré otro dedo y te examinaré la próstata. nuevamente relaja tu culito y disfruta! jeje!
    estaba a punto de explotar de placer cuando de repente noto como introduce su dedo corazón junto al indice y con ambos me empieza masajear la próstata haciendo un poco de gancho con los dedos mientras los metía y los sacaba. En ese momento no pude retener un enorme gemido de placer! Vi como a ella se le escapó una sonrisa y fue entonces cuando con la otra mano me agarró de nuevo mi pene apunto de explotar y volvió a masturbarlo hasta que... PUM! Empezó a salir leche disparada por todos los lados junto a un nuevo gemido de placer enorme! mi leche estaba por todas partes, por mis piernas, por el suelo, en el sillón de examen, algo cayó en su cara y por supuesto el guante con el que me había masturbado estaba llenito de leche! Me dejo seco!
    Cuando ya me había ordeñado todo, dijo:
    -EXCELENTE EYACULACIÓN! ME ENCANTA! Pero marrano me has machado la cara... por ello ahora probarás tu leche! ABRE LA BOCA Y SACA LA LENGUA... AHORA TOMA, LAME TODOS LOS DEDOS Y DEJA EL GUANTE BIEN LIMPIO!
    en realidad era todo un deleite para mi sentir con mi lengua esos dedos enfundados en látex, sin embargo cuando terminé de lamer el guante, ella cogió algo de leche que quedó en mi pene y la lamió ella también.
    -MMMMM! UNA DELICIA DE LECHE! en fin, hemos finalizado el examen, lo único que necesitabas era una buena sesión de masturbación para eyacular como lo acabas de hacer, de ahí la molestia. me encantan este tipo de exámenes, si alguna vez necesitas otro examen de estos, vente a mi consulta privada.
    Me guiñó el ojo mientras me dijo eso.
    acto seguido me limpió la zona con toallitas de papel, me vestí de nuevo, y me dijo con mucho descaro y dándome una cachetada en el culo:
    -Para la próxima te pienso hacer todo un hombre, así que ya sabes, eh!


    Depende de como vea el recibimiento de este, me dispongo a escribir una especie de segunda parte! gracias!
     

Compartir esta página