Banners para vendedoras DirtyLuci Viciusgirl.com
Abnata Babby Tatto Miss Dirty
  1. Esta página utiliza cookies. Continuar navegando en esta web implica su aprobación para el uso de cookies. Leer más.
Te damos la bienvenida a Mis Fetiches. No dudes en registrarte para poder postear, usar el chat, y acceder a todas las posibilidades que te ofrecemos.
Descartar aviso

Ya conoces nuestra tienda? Artículos exclusivos para los miembros de Mis Fetiches! Y, lo que es más importante, baratitos, baratitos!

Os dejamos el enlace para que veáis las cositas que hay disponibles.

Esperamos que os guste!

Descartar aviso

Estas son las novedades y mejoras tras la última actualización.

Os dejamos el enlace

Mi jefa Mary

Tema en 'Relatos eróticos y experiencias' iniciado por pigslave, 23 Sep 2013.

  1. pigslave

    pigslave Fetichista

    Registrado:
    30 Dic 2012
    Mensajes:
    1.453
    Género:
    Masculino
    Este relato es totalmente ficticio y tiene un fuerte contenido sadomasoquista y de scat. Si no te van estos temas es mejor dejarlo pasar. La protagonista está inspirada en la muy admirada y querida MamiMary.

    Las cosas cada vez estaban peor en la empresa. Las ventas habían bajado casi un cincuenta por ciento y por los pasillos ya se hablaba de posibles reajustes en la plantilla. Y además estaba Mary, nuestra jefa con más mala leche que de costumbre. Mary era muy atenta y educada con las trabajadoras de la empresa pero con los tíos se mostraba déspota y cruel, lo cual, a mí no me importaba porque he de reconocer que soy muy sumiso y masoquista y cada vez que me echaba una bronca o me humillaba me ponía a cien.
    Esa tarde cuando me llamaron a su despacho me dio mala espina. Sudando y angustiado por lo que pudiera pasar llamé a la puerta.
    -Pase.
    -Buenas tardes, Señora, ¿me había hecho llamar?
    He de aclarar que aunque por la forma en que yo me dirigía a ella parezca que Mary era una mujer ya mayor es todo lo contrario. Tan solo tiene 25 años(yo 40) pero es toda una mujer de éxito. Con tan corta edad ha escrito varios libros, montado varias empresas y hasta ha tenido tiempo para ser madre recientemente. Y nadie lo diría con el tipo que tiene.
    Y es que es toda una belleza rubia con el pelo largo, unos ojos claros que iluminan su rostro y una boca perfecta que cuando sonreía hacía aparecer unos dientes blancos y perfectos como los de una estrella de Hollywood. Para terminar de hacer su rostro más bello llevaba un bonito piercing en su nariz.
    -Ah sí, David, pasa. Hace rato que te esperaba. Iremos directos al grano que estoy muy ocupada. Tú bien sabes que llevamos mucho tiempo aguantando esta crisis y que es imposible mantener a todo el personal y tú eres uno de los más inútiles así que no tengo más remedio que despedirte. Aquí tienes la carta de despido y tu finiquito. Todo legal como puedes ver.

    Casi me caigo al suelo de la impresión. Sabía que esto podía pasar más tarde o más temprano pero siempre tienes la esperanza de que no te pase a ti.
    Eché un vistazo a los papeles, todo parecía correcto, me daban unos 8000 euros de finiquito y me quedaría el paro pero aún así ¿Qué hacía yo sin trabajo? El dinero y el paro se acaba y el panorama no era muy halagüeño para conseguir un nuevo empleo y menos a los 40 años.

    -Por favor, Señora, trabajaré más horas, cobraré menos, pero no me despida.
    -La decisión está tomada. Firma los papeles y márchate que estoy muy ocupada.
    Aún en aquella situación no podía dejar de admirar la belleza de Mary. Iba vestida con una blusa blanca muy escotada que dejaban asomar sus bellos pechos y un sujetador blanco que dejaba ver o intuir otro piercing en su seno derecho. Llevaba unos vaqueros ajustados y unos zapatos negros de tacón de unos cinco o seis centímetros.

    Comportándome de una manera patética y absurda me arrodillé ante ella y le agarré las piernas.
    -Haré todo lo que me pida Señora, pero no me despida.
    -Ten un poco más de dignidad y levántate. Ni aunque me lamieras los zapatos te escucharía.
    -No sólo le lameré los zapatos, Señora, le limpiaré las suelas con mi lengua.
    La mirada se le iluminó y una sonrisa apareció en su bello rostro. Se sacó el cigarro de la boca y me tiró todo el humo a la cara. Se sentó en su silla y me habló:

    -Esto puede ser divertido, quizás me alegres el día. Arrástrate hasta mis pies y límpiame las suelas con tu sucia lengua, perro.

    Me lancé a sus pies y me puse a babear toda la superficie de sus suelas. Sujetaba su bello pies por el tobillo y pasaba la lengua de arriba a abajo llevando a mi boca toda la suciedad y porquería que me encontraba. En la segunda suela encontré un chicle pegado ya hace tiempo porque estaba ennegrecido y tan pegado que parecía que formaba parte de la suela. Tuve que emplear los dientes y los labios bastante tiempo para poder ablandarlo y separarlo de su suela.

    -Qué lástima no haber sabido antes lo cerdo que eras. Lo hubiéramos pasado genial. Sobre todo yo.
    -Muchas gracias Señora, por dejarme comer la suciedad de sus zapatos.
    -De nada escoria. Quítame los zapatos y lame mis delicadas plantas, lame el sudor de mis pies. Eso es...chupa perro, no separes tu sucia lengua. ¿Te gusta el olor y el sabor de mis pies, basura?
    -Mucho, Señora, es lo mejor que he probado nunca.
    -¿No crees que tengo las uñas muy largas? Sé un perrito bueno y con mucho cuidado de no morderme usa los dientes para recortármelas.

    Con mucho cuidado de no morderla comencé a recortar sus bellas uñas. Los trozos que iba arrancando me los iba guardando en la mano hasta que acabé con los dos pies.
    -Terminé, Señora.
    -A ver enséñamelas. Joder, sí que las tenía largas. Mételas en tu boca pero no te las tragues.
    Me las metí todas en la boca y arrodillado ante ella abrí la boca.
    -Todavía te cabe algo más en la boca.

    Acercó la colilla encendida a mi boca y la apagó entre mi lengua y el resto de uñas de sus pies y la dejó una vez apagada dentro de mi boca. Seguidamente se metió el dedo en la nariz y se hurgó hasta encontrar lo que buscaba que también con una sonrisa depositó en mi boca abierta. Y para terminar carraspeó varias veces y tiró varios escupitajos para terminar de llenar mi boca.

    -Ya tienes tu aperitivo, que te aproveche pedazo de mierda.
    Mastiqué, saboreé y tragué aquel increíble gazpacho que tan amablemente había preparado mi adorada ex-jefa para mí. Me encontraba en la gloria y ahora sí que maldecía todo el tiempo perdido con ella.

    -¿Sabes, escoria? estoy muy estresada y creo que darle unas ostias a alguien me ayudaría mucho. ¿Te ofrecerías voluntario?
    -Claro que sí, Señora, nada me haría más feliz.
    -Pues creo que te voy a hacer muy feliz, cerdo.

    Las ostias me fueron cayendo una tras otra. Primero me daba un bofetón con la derechas y seguidamente repetía con la izquierda.

    PLASS, PLASS.
    -Gracias, Señora, por liberar estrés conmigo.
    PLASS, PLASS.
    -Gracias, Señora, por acariciarme.
    PLASS, PLASS.
    -Gracias, Señora, por educarme.
    PLASS,PLASS.
    -Gracias, Señora, por despedirme.
    PLASS,PLASS.
    -Gracias, Señora, por putearme.
    -Me tienes caliente, pedazo de mierda.

    Se quitó el cinturón de cuero que llevaba en sus vaqueros y me ordenó desnudarme y darle la espalda.
    -Cuéntalos en voz alta, puta, vamos a llegar a los cincuenta.
    Uno a uno fueron cayendo sobre mi espalda primero y luego en el culo y en todo mi cuerpo los cincuenta cintazos de Mary. Cada vez daba más fuerte y se veía en su respiración lo excitada que estaba. Yo contaba y disfrutaba del calor y el dolor que iba sintiendo en todo mi cuerpo. Cuando llegó a los cincuenta mi cuerpo era un trozo de carne al rojo vivo y lleno de moratones.
    Mary tiró el cinturón al suelo y rápidamente se bajó los pantalones y agarrándome por el pelo llevó mi boca a su encharcado coñito.
    Violentamente apretaba mi cabeza contra su entrepierna y casi no me dejaba respirar pero eso parecía no importarle en exceso. Mary solo se preocupaba de obtener placer con mi lengua y le importaba muy poco si me hacía daño o si podía respirar. Me tiraba de arriba a abajo la cabeza haciendo que mi lengua pasara una y otra vez de su culo a su rosado coñito hasta que estalló en varios orgasmos seguidos que empaparon mi sofocado rostro. Me tiró en el suelo y se sentó poniendo ambos muslos junto a mi cabeza y dejando su chocho muy cerquita de mi boca.

    -Ahora llega tu premio, cabrón, no desperdicies ni una sola gota o lo lamentarás.
    Su tibia y salada orina llenó mi boca y fue bajando por mi garganta saciando mi sed. Nunca me había sentido tan realizado. Por fin le encontraba sentido a mi vida. Me acababan de despedir pero nunca había estado más contento que ahora.
    -Firma tu finiquito y recoge el sobre con tu dinero. Cuando salga de cagar no quiero ver tu sucia cara en mi despacho.

    Cuando escuché esas palabras se me encendió una bombillita en la cabeza. No podía dejar escapar esa oportunidad o me arrepentiría toda la vida.
    -Señora, me ha despedido, me ha humillado, me ha pegado y azotado, me ha hecho tragar lo que ha querido. Por favor, se lo suplico, hágalo en mi boca.

    Mary, con cara de ira vino hacia mí y agarrándome por el cuello me estampó contra la pared.
    -Cabrón, no me sorprendes. Sabía que me lo ibas a pedir. Ya me he dado cuenta de que clase de escoria eres. Ya te he dado bastante. ¿Quieres el caviar que sale de mi divino culo? No tienes suficiente dinero.
    -Señora, firmaré el finiquito pero no me llevaré el dinero, pero deje que sea su retrete.
    ¡Vaya, vaya, sí que deseas comerte mi rica mierda! Pero... tengo una idea mejor. ¿De verdad deseas tanto que cague en tu boca?
    -Es lo que más deseo en este mundo, Señora.
    -Entonces esto es lo que vamos a hacer. Vas a firmar tu baja voluntaria, así ni cobraras finiquito ni te quedará paro. ¿Qué te parece? ¿Tienes tantas ganas de comértela?
     
  2. pigslave

    pigslave Fetichista

    Registrado:
    30 Dic 2012
    Mensajes:
    1.453
    Género:
    Masculino
    Mi única respuesta fue tumbarme boca arriba y abrir mi boca. Mary se acercó hasta mí. Su cara era de triunfo, de una mujer segura de sí misma. Se agachó y dejo su bello culo a unos centímetros de mi boca abierta. El agujero de su culo comenzó a abrirse y pronto un fuerte olor inundó mis fosas nasales. Seguidamente un gran chorizo marrón se fue introduciendo en mi anhelante boca. Yo masticaba y tragaba todo lo rápido que podía.

    -Traga, retrete. ¿Está rico? En tu puta vida comerás nada mas delicioso. Come que tengo más para ti.
    Mientras comía escuché como marcaba en el móvil.
    -¿Pamela? Sí, soy Mary. Oye, el finiquito de David hay que cambiarlo.
    -............
    -Sí, ya sé que está correcto pero va a firmar la baja voluntaria.
    -..........
    -¿Como lo he conseguido? no te lo vas a creer. Lo tengo debajo de mi culo comiéndose mi cagada.
    -............
    -Ya te he dicho que no me ibas a creer. Espera que te mando fotos.

    Mary se levantó y me hizo varias fotos. Se me veía comiendo y con un trozo todavía fuera de la boca.
    -¿Qué, me crees ahora?
    -..........
    -Vale, ahora te lo mando cuando me haya limpiado el culo.
    -.......
    -Hasta ahora, seguro que le encanta la idea.
    -Límpiame el culo, sucio retrete. Ahora cuando acabes te vas al despacho de mi abogada a firmar tu baja voluntaria. Le han gustado mucho las fotos y quiere cagarse también en tu boca. A cambio trabajarás gratis para ella en su despacho durante un mes. ¿Qué te parece la idea?

    Me parece que es mi día de suerte, Diosa Mary...
     
    fonrd, lamepiesdechicas, retrete y 7 otros les gusta esto.
  3. Mary Jane

    Mary Jane Vendedora

    Registrado:
    7 Ago 2013
    Mensajes:
    1.759
    Género:
    Femenino
    me encanta!!!! :latigo:
     
    fonrd, retrete, leo y 3 otros les gusta esto.
  4. sumiso72

    sumiso72 Fetichista

    Registrado:
    22 Ene 2013
    Mensajes:
    775
    Género:
    Masculino
    A tomar por saco los 8000 euros por la mierda ( scat ) de una DIOSA, y es que no te podías haber inspirado mejor en el papel de la jefa...... si, parece un precio muy alto, pero servir a una DIOSA como MARY no tiene precio .......:oops:
     
    leo, pedrocastillow, Pamela y 2 otros les gusta esto.
  5. pigslave

    pigslave Fetichista

    Registrado:
    30 Dic 2012
    Mensajes:
    1.453
    Género:
    Masculino
    Muchas gracias, mi Diosa. Tenía muy buena musa inspiradora.
     
    A leo le gusta esto.
  6. pigslave

    pigslave Fetichista

    Registrado:
    30 Dic 2012
    Mensajes:
    1.453
    Género:
    Masculino
    Totalmente de acuerdo contigo. Con una inspiración así es mucho más fácil y servir a la Diosa MamiMary no es que no tenga precio, es que es impagable. Saludos.
     
    A leo, sumiso72 y Mary Jane les gusta esto.
  7. Mary Jane

    Mary Jane Vendedora

    Registrado:
    7 Ago 2013
    Mensajes:
    1.759
    Género:
    Femenino
    Sois unos chuchos adorables
     
    retrete, leo, Pamela y 2 otros les gusta esto.
  8. Pamela

    Pamela Vendedora

    Registrado:
    15 Sep 2013
    Mensajes:
    402
    Género:
    Femenino
    Alucinante. MamyMary pega a la perfección en ese papel, la he visto claramente mientras leía.
    Me he puesto muy burra en la parte que te coge la cabeza y la aplasta contra su coñito...
    ¡Estoy deseando leer mi parte! :latigo: :aplauso:
     
    retrete, leo, Mary Jane y otra persona les gusta esto.
  9. pigslave

    pigslave Fetichista

    Registrado:
    30 Dic 2012
    Mensajes:
    1.453
    Género:
    Masculino
    A sus pies, Diosa Pamela. Muy pronto estará subida.
     
    A Pamela le gusta esto.
  10. pigslave

    pigslave Fetichista

    Registrado:
    30 Dic 2012
    Mensajes:
    1.453
    Género:
    Masculino
    Mientras me dirigía al despacho de Pamela, la abogada de Mary, iba pensando en todo lo que me había sucedido en este día y no daba crédito de lo acontecido: me habían despedido y por propia voluntad me quedaba sin mi finiquito y sin paro, me había ofrecido para que mi bella jefa me humillara, me diera una paliza y usara mi boca como cubo de basura y retrete personal.

    Y me había encantado. Nunca en mi vida había disfrutado tanto. Definitivamente este era mi día de suerte y todavía estaba por ver lo que me tenía preparado Pamela. Cuando llegué a su despacho me abrió la puerta ella misma(la conocía de vista de verla en la empresa alguna vez). Estaba espectacular. Pamela es una morenaza que quita el sentido. Pelo largo y negro como el azabache, unos 27 años, una cara jovial en la que resaltaban sus labios carnosos y unos ojos marrones claros, color avellana, que le daba vida a su bello rostro. Tiene un pecho de tamaño medio muy bien formado y bien puesto. Pero si hay algo sobresaliente en Pamela es su soberbio culo. Un culo redondo, rotundo, perfecto donde gustosamente todos enterraríamos nuestras caras para toda la vida. Pamela no conoció a una insignificante cucaracha como yo y procedió a preguntar.
    -¿Qué desea?
    -¡Hola, Pamela! Soy David, me manda Mary para que firme mi baja voluntaria de la empresa.
    No lo vi venir pero me dio tal bofetón que me dejo la cara ardiendo. Enseguida noté que me resbalaban unas gotas de sangre de la mejilla pues en su mano derecha llevaba un anillo de oro con el que me produjo el corte.
    -Pedazo de escoria, para ti somos Diosa Pamela y Diosa Mary. Te conviene no olvidarlo.
    -No volverá a pasar, mi Diosa, lo siento.
    -Pasa, no te había conocido sin la cara llena de mierda. JAJAJAJA que feo eres cerdo. Estabas más favorecido antes.
    -Muchas gracias mi Diosa, estoy a su servicio.
    -No es que esté a mi servicio, es que vas a ser mi servicio.

    Seguí sus pasos tras ella al interior de su oficina embobado admirando su figura. Vestía una blusa roja de mangas cortas y una falda entallada negra por encima de sus rodillas que hacía mucho más apetecible su divino culo. En sus pies llevaba unos zapatos de tacón negros como su bonita falda y su increíble melena. Se sentó en la mesa de su despacho y me ordenó desnudarme.

    -Desnúdate, cerdo, y arrástrate hasta mis pies. En mi presencia siempre te arrastrarás como un puto gusano.
    Procedí a quitarme toda la ropa que llevaba y una vez desnudo me tiré al frío suelo y me puse a reptar como una serpiente hasta llegar a sus pies. Allí tras unos minutos de lamer y limpiar sus zapatos incluidas suelas y tacones me tiró los documentos para que los firmara y luego los guardó en un cajón.
    -¡Joder, como te ha dejado la espalda y todo el cuerpo Mary! ¿Lo has disfrutado?
    -Mucho mi Diosa, cada correazo que me daba Diosa Mary era como un paso más hacia la felicidad, pero lo más importante es que ella ha disfrutado muchísimo.
    -Pues ahora voy a disfrutar yo-dijo mientras tomaba el cinturón de mi pantalón-Prepárate que te voy a dejar para el arrastre.
    -Como quiera, mi Diosa. Deme fuerte y disfrute con mi dolor y sufrimiento.

    El cinturón comenzó a caer sin piedad sobre mi espalda, mi culo, mis piernas, en el pecho y el insoportable dolor se confundía con un placer masoquista inenarrable, sin embargo en el bello rostro de Pamela se adivinaba un deje de decepción.
    -Que mierda. Mary te ha dejado tan marcado que no se notan los correazos que yo te doy.
    -¿Puedo proponerle algo, Diosa Pamela?
    -Por tu bien que sea algo con sentido. Estoy muy cabreada.
    -Podría Usted agarrar el cinturón al revés y golpearme con la hebilla. Seguro que así se notarán claramente las señales de sus golpes.
    -Estupenda idea, gusano. ¿Aguantarías eso por tu Diosa?
    -Se lo prometo mi Diosa. Aguantaré hasta que me quede un gramo de fuerzas.
    -Has conseguido que se me moje el coño, cucaracha.

    Pamela desnudó su deseable cuerpo por completo y con la mano izquierda empezó a acariciar su delicioso clítoris y a meterse los dedos en su encharcado coño. Un coño con abundante vello negro justo encima de su chochito pero muy bien arreglado. Con su mano derecha tomó la correa por la punta y comenzó a azotarme para su disfrute.

    ZASS...toma inútil.
    Sentí como si cien abejas clavaran su aguijón a la vez sobre un mismo punto. El salto y el lamento que solté fue bestial y eso hizo que Pamela moviera más rápidamente su mano izquierda sobre su chochito.
    ZASS...toma cabrón.
    ZASS...toma letrina.
    ZASS...toma cagarro.
    ZASS...toma hijo de puta.
    ZASS...toma comemierda.

    Cuando llevaba más de veinte correazos, Pamela se corrió abundantemente y con ruidosos gemidos. Dejó el suelo empapado con sus fluidos y hacia allí repte para lamerlo y tragarlo del suelo. Cuando me lo tragué todo me puse a besar y lamer los maravillosos pies de mi Diosa con amor y devoción.

    -Gracias Diosa Pamela, muchas gracias por disfrutar golpeándome, gracias por disfrutar con mi dolor y sufrimiento.
    -De nada, gilipollas, ahora abre la boca y traga mi orina. Como dejes escapar algo te corto los huevos.
    Pamela se sentó a horcajadas sobre mi abierta boca y tranquilamente empezó a orinar en mi garganta. La tibia orina llenaba mi estómago mientras yo hacía esfuerzos para que no se me escapara ni una gota de tan delicioso néctar. Cuando acabó le lamí el coñito cariñosamente hasta dejárselo limpio de cualquier resto de orina. Luego, pisando mi cara con sus dos maravillosos pies se fue a su mesa y sacó algo que no vi de un cajón, volvió hacia mí y poniendo un pie a cada lado de mi cabeza se sentó directamente sobre mi cara. Puso exactamente su divino culo sobre la boca dejando la nariz libre para que pudiera respirar.
    -Dale movimiento a tu sucia lengua, puta, así... come culo cabrón...sí...méteme la lengua hasta el fondo cabronazo, como dejes de mover la lengua te mato, escoria.
     
    fonrd, lamepiesdechicas, retrete y 7 otros les gusta esto.
  11. Pamela

    Pamela Vendedora

    Registrado:
    15 Sep 2013
    Mensajes:
    402
    Género:
    Femenino
    Pero mira que eres cerdito... Me encantan tus relatos. Y me encanta como me describes. Grrr pisotón!
     
    retrete, leo, pigslave y otra persona les gusta esto.
  12. pigslave

    pigslave Fetichista

    Registrado:
    30 Dic 2012
    Mensajes:
    1.453
    Género:
    Masculino
    Yo me sentía en la gloria chupando y oliendo aquel divino y rotundo culo que aplastaba mi cara. El sabor era amargo y húmedo, sabía a sudor, a salado, un manjar por el que merecía la pena cualquier dolor o sufrimiento. Entonces me enteré de que había cogido del cajón. Sentí un agudo dolor en mi tetilla derecha y pegué un respingo que quedó mitigado al estar con mi cara bien enterrada entre su culo y su coñito. Me estaba clavando agujas.

    -No te muevas puto cerdo. Y no dejes de mover tu sucia lengua. Es lo único válido que tienes. ¿Te gusta esto, basura?
    Yo no podía hablar con mi lengua enterrada en su agujero negro así que para que supiera que estaba disfrutando y padeciendo movía la lengua lo más rápido que podía e intentaba introducirla todo lo posible en su jugoso culo. Sólo paraba para besarle el coño y los cachetes del culo. Me clavó cuatro agujas en cada pezón recreándose en cada pinchazo y una vez puestas todas se dedicó a darme puñetazos en el estómago al mismo ritmo que sentía mi lengua en sus encharcadas partes.

    Pamela en su excitación debió pensar que los golpes en el estómago no eran suficientes y pasó a darme puñetazos en los huevos. Se entretenía en retorcerme la polla y con la otra mano dejaba caer su puño contra mis doloridos huevos, hasta que en uno de esos golpes me corrí como un quinceañero.
    -Muy bien cerdo. Ahora que te has corrido y no estás excitado es cuando me voy a cagar en tu boca.

    Se acercó a una estantería y regresó con una cámara de vídeo.
    -Puerco habla a la cámara y di quien eres y que haces aquí.
    -Hola, me llamo David López y vivo en la calle Olivares nº 3 6º b. Soy el esclavo y retrete personal de la Diosa Pamela y la Diosa Mary. Trabajo gratis en el bufete de Diosa Pamela y mi única recompensa serán sus castigos físicos, sus humillaciones y comer la mierda de mis Diosas.
    -Venga, pues a ver como haces de retrete.

    Me tumbé y abrí la boca esperando mi recompensa. Pamela dejó la cámara grabando y se acercó a mí.
    -Perro, ¿no querrás que me canse o esté incomoda mientras te doy de comer, verdad?
    -Claro que no, mi Diosa.
    -Pues levanta las dos manos para que me siente sobre ellas. Tendrás que soportar mi peso mientras cago. Y como me dejes caer te capo.

    Así fue como tumbado en el suelo de espaldas tuve que levantar los dos brazos para que mi Diosa se acomodara posando su divino culo sobre mis mano y apoyando sus bellos pies encima de mi barriga.
    El peso de mi Diosa sobre mis brazos hacía mucho más costoso y doloroso el poder hacer mi tarea, pero por nada del mundo dejaría caer a mi Diosa. Y soportar todo su peso sobre mí era un honor que solo podía agradecer.

    Noté como empezaba a hacer fuerzas y su cerrado agujerito empezaba a abrirse, primero soltando unas ventosidades que embriagaron mis fosas nasales para luego poco a poco ver como asomaba un oloroso y sabroso chorizo que lentamente se acercaba a mi boca abierta. Era tan grande que pese a tener un gran trozo dentro de mi garganta no dejaba de salir más de su adorado culo, así que pronto toda mi cara quedó embadurnada de su apetitoso caviar. Cuando terminó, se levantó de mis fatigados brazos y con su pie comenzó a meterme toda la mierda sobrante dentro de mi boca. Una vez toda la mierda en su sitio se entretuvo en hacerme tragar todo con su pie dentro de mi boca.

    Cuando acabé con todo procedí a limpiarle perfectamente el pie y para limpiarse el culo trajo papel higiénico que me entregó.
    -Toma, letrina, límpiame con cuidado y te comes el papel. Me ha dicho Diosa Mary que haga copias del vídeo.
    Se la mandaremos a mucha gente, quizás amigos tuyos o vecinos. Ya lo notarás si ves que te miran mal o que ni siquiera te dirigen la palabra. De todas formas si a alguien le da morbo y te preguntas le dices que tienen permiso para que te usen.


    Definitivamente era mi día de suerte...
     
    fonrd, lamepiesdechicas, retrete y 7 otros les gusta esto.
  13. pigslave

    pigslave Fetichista

    Registrado:
    30 Dic 2012
    Mensajes:
    1.453
    Género:
    Masculino
    A sus pies, Diosa Pamela, estoy seguro que me quedo corto describiendo su belleza.
     
    A Pamela le gusta esto.
  14. Alma

    Alma Fetichista

    Registrado:
    15 Oct 2013
    Mensajes:
    26
    Eres un ejemplo para el resto de los perritos de aqui, que tendrían que tratarnos siempre como las musas que somos

    :aplauso:
     
    retrete, leo, sumiso32 y 4 otros les gusta esto.
  15. sumiso72

    sumiso72 Fetichista

    Registrado:
    22 Ene 2013
    Mensajes:
    775
    Género:
    Masculino
    A USTED habrá que tratarla como una DIOSA; solo con la belleza que se aprecia en su foto de perfil, lo merece..........:rolleyes:
     

Compartir esta página


Los usuarios llegaron a esta página buscando por:

  1. traga orina historias porno

    ,
  2. esclavo de mi jefa

    ,
  3. mary relatos lesbicos

    ,
  4. Relatos Porno me come los pies,
  5. relatos xxx esclavo de la jefa,
  6. relatos eroticos de los pies de mi jefa,
  7. jefa fetichista,
  8. relatos lesbicos nos gusta el scat,
  9. besa mis pies perro,
  10. mi jefa me hace su esclavo